martes, 20 de diciembre de 2016

Tenemos una clase de pelotas: hablando pero sin ruido ¡guay!

Este trimestre hemos hecho algunos cambios en nuestra clase para poder trabajar hablando, escuchando, que es como tiene que ser, pero sin ruido. Dos han sido los trucos que hemos puesto en marcha: uno montar una clase de pelotas  y, el otro, usar la norma de "Ruido cero". Vamos a explicarlas.

Lo de "montar una clase de pelotas" ha sido porque hemos colocado pelotas de padel y tenis en todas las sillas. Nuestro maestro fue a pedir a una escuela de padel las pelotas que dejan de usar porque no botan bien después de usarlas mucho. Normalmente las dejan abandonadas en un rincón. Se trajo dos bolsas gigantes llenas con más de ochenta pelotas ¡Vaya tela! Algunos de nosotros también trajimos pelotas de casa a clase para completar las que necesitábamos. Nos enseñó cómo teníamos que marcarlas con una cruz con un rotulador. Luego nos llevamos cuatro cada uno de nosotros. Nuestros padres y madres en casa cortaron donde estaba marcada la cruz. Y según las fuimos trayendo a clase las fuimos colocando en las patas de todas las sillas. ¡Qué gusto movernos sin ruido! Como ha mejorado el nivel de ruido y de molestias.


Además hemos puesto en marcha la norma de "Ruido cero". Con esta norma es más fácil trabajar en equipo. Os explicamos como funciona. Cuando el maestro tiene que explicar, comentar algo o debemos escuchar a un compañero y no estamos escuchando él hace una de estas tres cosas: levanta la mano, toca el timbre de su mesa o cuenta de tres a cero y guarda silencio. En ese momento, todos los que estamos en clase y nos damos cuenta de ello vamos levantando la mano y nos vamos callando. Así no hay que gritar y rápidamente se crea un clima de escucha en clase.

Cuando el profesor levanta la mano, toca el timbre o cuenta de 3 hasta 0 los alumnos...
levantan la mano, dejand de hablar y miran al profesor...
HASTA QUE TODOS ESTEMOS EN SILENCIO.

José Manuel nos ha contando que las ideas las ha visto en un cole donde fue a dar una charla con otros maestros que llevan las bibliotecas de los coles y que una compañera suya, llamada Trini Escudero, las tenía en su clase. La norma de "Ruido cero" la copió ella de otra maestra también, se llama María Martín. ¡Vamos, como él dice, siempre se aprende y en equipo mejor!  
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes dejar aquí tu opinión, pero recuerda que no se admiten comentarios anónimos ni con "muchas" faltas de ortografía. Escribe con respeto y buena educación. Somos gente sensible a lo positivo.
Al final deja siempre tu nombre.